jueves, 22 de noviembre de 2007

Melancolía

Qué se, qué no se, qué quiero, qué no quiero. Para mi madurar es elegir y hacerme cargo de mi vida y con mis herramientas hacer, tratar de cambiar cosas. Andate a...a nada, porque atardece y me desinflé. Fluyo débilmente, me vuelvo parte de la tarde, serena. Muero un poco, creo. Pero es este en realidad, mi estado natural. Aunque mis colores son intensos y brillan, no se imponen, ni quieren. Busco esconderme; o más bien esconderme del contraste grotesco -para mi grotesco-. Me impulsa el formar parte del transcurrir de las cosas; solo a ese movimiento anhelo pertencer.
No te vayas a la mierda, pero sabé una cosa: hacía tiempo que nadie despertaba en mi e anhelo de acoplarme al mundo de otro. Es una pena. Y bastante, un dolor.
La tarde acontece, me siento bien aunque débil. Toda mi vulnerabilidad afloró en una charla y recorre mis circuitos vitales. Sin energía agresiva "assertive" sería el término exacto, se ha desvanecido dejando una estela de perfume penetrante tan solo. Tan sola me siento ahora, aunque no me molesta. Sola estoy cómoda. Me tiró un saludo, desfasado desde su auto. Ojalá no se hubiera ido. Ojalá me quisiera. Qué débil esta palabra, " querer". Ojalá me deseara con locura, ojalá pensarme le estrujara el mundo dentro suyo.
Pero no es. No tengo ganas de encontrarme con x y escucharlo hablar eternamente.
Todos quieren ser escuchados. Y a mi quién me escucha? Yo me escucho. Y por eso cuesta contenerme. Tanto para decir limitado a un sólo corazón y cabeza. Quiero estar en mi cama, tirada unos minutos para levantarme de un salto alegre y decidir algo. Y hacer algo. Voy a fumar otro cigarrillo del que me voy a arrepentir. Voy a contar otro cuento melancólico. Quiero un cuento. Uno de esos que contagian, que llenan de ganas. Quiero sentirte, magnético cerca mio. No me basta el tiempo para llenarme de eso que necesito de vos. Tu presencia. Qué cursi.
La luna. Esta ahí, arriba. Y yo acá abajo, la miro. *Por qué?* Qué paz hay acá. Pensar que en otros momentos estar acá era no tener paz. Ser tan sensible es estúpido. Irremediable. Perverso en consecuencia.
Ser tanto en tan poco cuerpo. No es que sea tanto, es que sueño ser tantas cosas; son mis sueños los que ocupan espacio. Un espacio que no tengo. Sueños que no comunico. Y entonces, salen de mi. Estoy permentenmente exudandolos como vapor mágico, deforme ya -si es que el vapor puede serlo- por no haber tomado un cauce. Y me enveneno en mi propio ambiente. Yo también puedo ser una de esas víboras que se van comiendo asi mismas hasta desaparecer. Me salva el sentido común. Quiero un grupo.Mi viejo grupo del barrio que se desintegró. Amo estar en un grupo. Donde se me conozca, dnde esté todo bien. Donde pueda estar callada disfrutándolos o ser yo y decir lo que quiera. Me voy a contar un cuento.
Había una vez. Yo, no se cómo, había logrado conquistar eso que tanto deseaba. Y eso que yo había conquistado, se había entregado a mi por completo, y lo poseía por propia voluntad, y por entero. Era mio, finalmente. Como nunca lo había sido de nadie. Estamos en un campo. Cerca de un alambrado, echados junto a un árbol de raíces profundas y plenas de curvas y recovecos. Atardece, ya casi oscureció. Es Primavera. Apoyada sobre él, juego con una de sus manos. El está felíz, no piensa. Y yo, hago lo que más me gusta. Formo parte del tiempo. Poseo al tiempo y él me posee y ya no hay conflicto. En ese lugar, en ese momento, somos todos una misma cosa. Partes indvisibles de la existencia, del mundo. El me atrae a sí, un beso. Profundo suave. Intenso. Vibra en cada fibra de mi ser. Eso es plenitud. El cero absoluto pero donde todo vive y palpita. El silencio, el viento, el pasto, los insectos movilizándose, la luna. Un pacto cósmico, una gran tregua. Tregua al fin, aunque se un momento.

6 comentarios:

Marce dijo...

como disfruto de leerte, sera porque me reconozco, gracias

Anónimo dijo...

quiere estar seguro de que te comprende, pero como puede si apenas te conoce, como estara seguro de quien hablas, como sabra que tus señales son legibles para el corazon o la razon, si son una amistad o un amor si despues de todo lo que mejor tenemos es lo que peor usamos, la comunicacion, y mas si lo que tratamos de comunicar nos deja vulnerables, tal vez x se dirija hacia ti y tu por esconderte lo confundes, o tal vez x sea timido o tal vez tenga miedo al error de arruinar una hermosa relacion, esta muy bien que lo mandes a la ... ya que no se ha dado cuenta de tus sentimientos, pero tal vez x en ese saludo te estaba deseando secretamente, hasta desgarrarse por dentro.
Antes de dar por cierto que x te ignora, preguntaselo
Salu2 X

flor dijo...

me parece que hubo una confusión. Cosas que pasan! Al chico del que hablo le clavé la mirada como a nada ni nadie algunas semanas hace mucho tiempo ya, y supo que me gustaba. No creo que cuanto. Pero algo lo espantó. Mala suerte. Y nunca podría leer esto porque no estoy más en su msn.

Rafa dijo...

...Flor...

Algunos hombres solo podemos ser vencidos por el sueño… jajaja, me rio de lo absurdo que suena. Hoy es breve, me voy a dormir. No doy más.

salud a tu reflexión diaria...

Anónimo dijo...

Very nice crazy mind, congratulations for your blog. ;)

flor dijo...

Gracias anónimo!!