sábado, 12 de diciembre de 2009

Mi viejo

Voy a decir lo que pienso de mi viejo, porque yo tmabién puedo ser mala, y porque simplemente se me da la gana.

Es un recreo para juntar energía y seguir con el estudio.


Mi viejo es como un chico grande, no como un padre. Todos en casa le huimos. Mi vieja lo dejó (finalmente, sorpresivamente). Es egoísta, pero eso se mezcla con cierta actitud: pareciera que él no siente responsabilidad natural por absoultamente nada Tampoco orgullo "natural", cuando lo "siente" es por lo que el mérito de su hijo le agrega a SU mérito, no por orgullo baboso de padre y punto.
Da la impresión de que nunca quiere hacerse cargo de nada, todo le da fiaca, todo es potencialmente problemático -claro desde el no querer hacer nada todo es una conquista inalcanzable, la vida, ir a comprar el pan, etc- Todo es negable, y "si no negás, quedás peor" así piensa, literalmente, no invento. Claro que lo dice sobre algo que ve en la televisión, no directamente sobre si mismo.
Lo único que lo lleva fuera al mundo a comunicarse con otro enérgicamente - y no para hacer monólogos monocordes- es alguna preocupación - a mi forma de ver totalmente irrelevante- por alguna cosa pequeña mediana o grande, nueva vieja rota o nn siempre materiales de las que abundan en una casa. Casa que mantiene tanto como sea posible a oscuras, persianas bajas, prque siempre alguien puede mirar desde afuera o tentarse con alguna cosa para entrar a robar. Lo curioso, es que su comportamiento tiene un componente altamente voyeurista: persigue todo lo que se mueva por la casa y no sea perro, para observarlo, sea lo que esté haciendo, y mirarlo insistentemente, hasta obligarlo a decir algo y entonces tener la oportunidad de empezar su monólogo interminable y nunca del todo coherente, que siempre puede terminar en una pelea, porque no aceptará jamás discutir una idea, ya que eso, sres, atenta contra su inteligencia. -Aunque esto último no es exclusivamente característica de él-. Se le salen los ojos con un entusiasmo bobalicón por la comida y siempre busca el cumplido cuando cocina, -una de las cosas que hace además de sus necesidades y arrastrarse por la casa sin hacer ruido teniéndose los pantalones coln las manos por fiaca a usar el cinturón- pero jamás él otorgará un cumplido a no ser que, falto de atención, deba hacerlo para atraerla. En el amor, habla de "apoyo" y "compromiso" porque es lo único que podría llegar a pretender de otro, (simplemento porque cualquier otra cosa, el " amor" por ejemplo requiere demasiado de "algo otro") siempre y cuando no tenga que dar nada a cambio para obtenerlo: alguien que le cocine, lo saque a pasear, etc. casi como un perro. (Si, estoy comparando a mi papá con un perro, mientras lo hago un pedazo de mi está asustado de mi, y yo, sres, me cago de risa. No soy menos hija, él no es menos mi padre, y lo que digo es cierto). Por las dudas, él todo lo niega, siempre. O al menos, se conforma con no conceder, nada, jamás a menos que sea totalmente "inocuo" para la imagen de si, que ahora que lo pienso puede ser tentadoramente bizarra.

...y lo pienso más y el próximo recreo, invento esa imagen de si mismo.

Eso es todo. Lo quiero. Pero soy sincera: no lo elegiría como amigo, no confio en él -y confiar par ami es un sentimiento que tiene la cualidad de absoluto, no se confia a medias. 0 a 100) y me resulta terriblemente denso, en especial la honestidad cero que tiene para consigo mismo y para con los demás, todo basado y movilizado para obtener siempre} y mil veces, la "COMODIDad". Si, gente: hay personas cuya única motivación en la vida es la comodidad, depsués de eso la comida y el sexo. Supongo que a mi me sorprende, pero no a todos.

Espero que lo hayan disfrutado, porque está para eso. Para reirse.
OHHH acabao de caer en la cuenta de algo....creo que una de las cosas que más valoro en una persona es la LUCIDEZ. Creo que la lucidez es casi algo fuera de las manos de una persona, uno va por la vida y tiene momentos más o menos ciegos...pero una persona que se esfuerza por saber la verdad, que quiere ver las cosas como son, eso, eso lleva a la lucidez. Eso y aceptar lo que uno no es, o lo que puede lastimarlo a uno o lo que lo lastimó. Lucidez....tiene luz la palabra..

Saludos!

1 comentario:

El Fumigador Feliz dijo...

Catártico! Los padres son bichos raros. Son como los dragones de Komodo. Medios dinosaurios (pero actuales), con mordeduras dañinas (muerden inoculan unas bacterias que producen parálisis a su victima) pero sin embargo los protegen por raros, únicos en el mundo y hasta se presume con poderes curativos (ellos no enferman con eso que transmiten).
Los padres nos dieron la vida, pero sin duda no tienen ningun derecho sobre ella. Aceptar es sanar y sanar es vivir!