lunes, 21 de junio de 2010

Verdad y verdades

Una fuerza misteriosa hay en el aire. En instantes extraordinarios e impredecibles, de lucidez clara se deja entrever. Se respira con el aire.

La verdad, llega en pequeños trozos a lo largo de la vida.
Por más esfuerzo, horas, reflexión que uno ponga, no se descubre la verdad completa. Aunque es posible, no se alcanza de esa forma.

En mi caso, las pequeñas verdades llegan inadvertidamente. La cosa ocurre más o menos así: pasan cosas, todos los días. Pequeñas y grandes. Yo soy una aspiradora, las absorbo para rápidamente quitarles el polvo, luego pulirlas y luego aplico la intuición y les quito todo, todo. Quedan limpitas, sólo alma, esencia. Esa esencia, perfumada, con un color dado que simboliza el tenor de la situación, la simbología, la guardo y la relaciono con todas las anteriores que tengo impresas en mi espiritu desde pequña. Las cotejo unas con otras, a fuerza de silencio e inutición, veo sus relaciones causa efecto, sus múltiples caminos, los realizados, los posibles que podrían haber tomado...

Cambio esencias de lugar, armo mezclas...y las aplico y ante todo, las converso. Intercambio, las pongo a prueba, escucho.


Ahora, esas esencias son como "sub-verdades". Aún no llegan en complejidad a abarcar suficientes realidades juntas como para ser consideradas "verdaderos pedazos de verdades."

La cosa se da entonces, como dije inadvertidamente. Un día, pareciera sin causa aparente, una verdad toma posesión de mi y se hace carne. Me sacude luminosa y actúo bajo sus influjos, especialmente los primeros días después de asimilada, cuando su efecto es más notorio.

Desde el viernes o sábado estuve luminosa. Una nueva verdad se movía en mi. Aunque no se decir con certeza cuál es ni cuál fue su alquimia.

Es como un árbol la verdad. Abarca tierra, aire, vida y muerte. Agua, sol, todo. Y se vale de la tierra para subir cada vez más alto, más cerca del cielo.

El fuego en mi arde con fuerza. Las aguas se aquietaron y puedo descubrir más de ese fondo sin limites, donde todo confluye entremezclándose rítmica, incesantemente.

Cuando el árbol madura pedazos de si, estos trozos preciosos de verdad, hay una sola oportunidad. Si no se está sereno y se las oye, se marchitan sin dejar rastro. Y la vejez puede encontrar almas vacías. Fantasmas en vida.

El domingo vi entre otros a un tío. El es un fantasma en vida.
En la punta de la mesa larga, donde los familiares y amigos de familiares hormigueaban charlando, comiendo torta o tomando café, moviéndose torpes entre las sillas, estaba mi tío, mi papá y otro más. Un poco más lejos, el esposo de mi prima, más joven que ellos.
De fondo, el jardín ya en penumbras, el cielo de principios de invierno.

Mi papá descorchando un champagne.

-" Pa, te parece otro a esta hora?"
Irrumpe mi tío, los ojos vidriosos la mirada fija.
-" Y cuando si no??"-grosero.
-" No tío, lo que pasa es que vos tenés aguante, pero papá después en casa me pregunta dónde está el perro y lo tiene al lado". Respondo rápida y firme para desarmar la grosería que amenazaba la armonía frágil.
El esposo de mi prima festeja la repsuesta con una carcajada corta (la agradezco, porque creo que sintió lo mismo que yo).
- A eso le siguió un mensaje de texto que me llegó y me puse a leer para evitar atender a los comentarios que seguían. Mi viejo comenta con cara de felíz cumpleaños bobalicona que él "nunca en su vida se emborrachó" y mi tío, que mi tía nunca tuvo que pararlo, y pidiendo su aseveración. Mi tía, que buscaba algo en la mesa, parada no lejos, se mantiene en silencio.

Previamente, mediodía, ya ebrios.

Se oye un "No, porque los tipos me compran lo que sea, les vendo mierda me la compran porque saben que Yo soy....(el todopoderoso)..."

Acto seguido, otra vez mi tío, hacia mi padre -No sabés si puedo tener los lagrimales tapados?. No se qué me pasa, voy manejando y me cae agua de los ojos, estoy asi en la mesa y me lloran...lo raro es que no es uno, son los dos..."

Respuesta de mi viejo -...Claro, el agua en los ojos entra por ahí y se va a la laringe...- (Claro!)

Tío -Parezco un jesucristo, no se que me pasa, me lloran...-
Intercedo -Son todos tus pecados Tío -(la sonrisa maniatada para que no se me escape)pero no se escuchó bajo los comentarios de aguien más.
-Vas a tener que hacer algo para entrar en contacto con tus sentimientos, yoga..algo así - arremeto pero esta vez seria dentro, para ver qué pasa. Habrá algo detrás de esos ojos que reaccione frente a la respuesta de esa sobrina a la que no conoce aunque coma en la misma mesa desde nacida?.

Pero me mira ausente y en silencio. No oigo eco de la piedra que tiré. Nada se mueve.

Papá de nuevo -Pero es raro, porque en general se tapa uno, no los dos.

Juan -padre de la esposa de uno de mis primos- Cuando no estén más los Kirchner se te va a pasar.

Papá -Uhh si, no me digas que ya me pongo mal- matándose de risa conmigo ( dada la situación tenía un plus gracioso de un gusto agridulce interesante. Sobre todo, porque mi tío espanta rápido con su actitud cualquier reflejo compasivo que pueda inspirar. Menos mal. Sería una carga emocional dura dada su consistencia ríspida)

Mi tío mientras, medio tieso mira el mantel.

Medio tieso, tieso entero dentro.

Tieso y lejos de si. De lo más precioso. No redondo, si no deshecho.

Uno viene entero al mundo, y en la interacción con este, se desarma un poco o mucho. La esfera atravesada por un eje que simbolicamente somos, es rebanada...cada rebanada empieza a deslizarse hacia un lado u otro, aún atravesadas por el eje. La esfera se deforma, y la energía que le da vida y luz, ve su trayecto obstaculizado. El ser se desliga de si en partes. El cuerpo del espiritu. La mente del corazón. Pienso mucho. No siento nada. Siento mucho, no entiendo nada. Quiero esto, pero hago lo contrario o no hago nada. Quiero todo, pero en realidad no es lo que quiero. Me duele el brazo, será el corazón?

Me lloran los ojos. No lloro yo.

Eso me recuerda a mi mejor amigo pegándole un chancletazo a su perra, que lo mira medio ofendida y a Nico diciendo con graciosa perversión: "Ahh viste?? Mala la ojota...!"

El trabajo, el sentido para mi, está en volver a ser por completo, por entero, plenamente. Y con ese todo, fundirse bajo el fuego de un temple conseguido por el trabajo insistente y a conciencia, para pasar a otro estado. Uno aún superior.
La conciencia de nosotros mismos, la herramienta con la que se nos privilegió es el indicativo del sentido. El premio es ese estado superior, el conocimiento, la verdad. Que es también, lo que más temor nos causa.

Allí, la verdad se vuelve carne. Multidimensión. Los polos se funden, la realidad no se divide más en sueño, fantasía, realidad aparente -la vivida mediante solo pensamiento o solo sentidos o solo corazón-

Pero todo esto lo se, porque es herencia de otros, personas que lo atisbaron y lo consiguieron.

Es posible.

Con eso basta para ir en su encuentro.
Llegue o no.

:)

Menuda aventura! JE!!

Dedicaciones:

Ese "JE" es para vos Berguita mia. Tu compañía llena de fuegos artificiales la vida. (que de artificales no tienen nada)

3 comentarios:

Mar dijo...

Tus escritos siempre me dejan muda, dijiste todo y no hay nada mas que agregar salvo que, para mi siempre fuiste y sos luminosa, tal vez ese dia te iluminaste un poquito mas de lo normal...

"Siento mucho, no entiendo nada."

"Mala la ojotaa... " jajaja

Os disfruto profundamente.

flor dijo...

Gracias por toda tu dulzura Marcheutittis.... :D

Pintor Frustrado dijo...

Ufff... sublime.
:)