domingo, 13 de mayo de 2007

" I´m the proudest monkey"

En fin y en principio.
En fin y en principio.
En fin y en principio, repito una y otra vez, esperando que algo surja para este, mi blog.
Que surja nada, porque en realidad todo surge todo el tiempo.
La sangre que bombea mi corazón y corre por mis venas y me permite, por ejemplo, sentir mis dedos empujando el teclado; este teclado que escribe tantas cosas y que sigue igual, como si nada, con los fantasmas de montones de letras encima que formaron palabras, frases, significados, secretos. Oprimiéndolas.
Yo, de este lado de la luz azul de la pantalla, alguien del otro.
El teclado desdichado, bajo el yugo de mis dedos y sus fanstasmas, obedeciendo hasta que sea descartado. Teclado descartable, lleno de secretos y pedazos de galletita y pelusa adentro.

Así se trata lo que se quiere, lo que se da por sentado.
Los perros, los viejos por ejemplo.
Sencillamente inevitable.

No hay nada más irritante que un papá panzón caminando lento de su habitacón al living y vuelta, pasando por el escritorio donde está una, hablando de ALGO. Sin parar. Pretendiendo que lo escuche.
Nunca es fácil descubrir de qué esta hablando.
Si lo que quiere decir es " El otro día vi un perro de esos de raza Húngara que seguía al dueño aunque no tuviera correa puesta", él dice, de repente, de la nada y en voz alta:
"Un perro, estaba caminando y iba, moviendo la colita como si nada, viste?. y entonces el dueño se reía porque paraba en la esquina, uno de esos belgas o pastor.."

Si.
No sufre de dislexia ni tiene el problema ese de los doberman cuando envejecen..es así nomás.

Pero cambiemos de tema. Me aburro. Me aburro terriblemente. (Es tu culpa Berni) (Tenes la culpa de todo ya que estas lejos. A vos Nicasiome no te culpo de nada, ya ni las culpas te mereces)(Y vos Paui tenes la culpa porque me martilleas la cabeza con hombres blabla).

Y como estoy aburrida vamos a delirarla. Dejemonos llevar por el vértigo de las mil opciones. Todo puede sobrevenir en este espacio en blanco. Todo o nada. De ahí la angustia del escritor. Pero como los blogers en general no somos escritores, no sufrimos angustia. La única angustia es la certeza monótona, latiendo en rojo advertencia del " tendrias que estar estudiando". La constante en mi vida. Pero llegará un día en que seré libre.
Pero vamos a la historia. Una historia tipica. (Estoy haciendo lo mismo que Hamlet y la obrita que inventó, pa los entendidos. Por eso será tan pedorra y corta e inconclusa la historia). Comienza así:

Era una noche de otoño. ( Podría ser cualquiera de estas).
Agustin o Rob o Ignacio caminaba con paso rápido y firme por las calles desoladas. Apretándose el saco contra el pecho, pensaba.
Qué hago, qué hago, qué hago. La minita le gustaba; ni siquiera sabía bien porqué. Tenía buena onda, esta bastante buena...pero no, no daba. Laburaban en el mismo lugar, la iba a tener que ver todos los días. Por momentos le parecía que no soportaba verla todo el tiempo. Era raro.
Se manejaba en otro ambiente además. Pero había algo...
Se paró al lado de un auto, y sacando las llaves de los bolsillos de subió.
Fue- se dijo.- No da.

La minita, que bien podría ser Valeria, Carolina o Flor pensaba. Qué mierda le pasará por la cabeza a este pibe. Pero Juan me dijo como es...me dijo lo q busca. Una minita "bien". O sea, q se vista bien, fashion pero conservadora, que para los amigos sea copada, que sea mas o menos pasable -inobjetable- fisicamente, que tenga anecdotas boludas del padre o la hermanita, que las cuente con onda, que sea desenvuelta, que haya ido a un buen colegio, que sepa las cosas básicas de como comportarse en la mesa...una minita que no le haga pasar verguenza, una minita que todos "admiren" en cierta forma, porque cumpla con los requisitos preestablecidos que tienen que ver con la apariencia, en general.
Todas boludeces. Pura mierda livianita. Una mina copada que no es más que eso. Si supieras lo que yo te puedo dar. Pero no sabes y nunca vas a saber, porque vas rápido. Porque te atraen los flashes del show, la que habla de si misma a los gritos hasta que todos la estan escuchando, aunque no diga nada. Porque hablar no es decir algo.
O porque no te vas a arriesgar conmigo.
Capaz q me equivoco. Capaz q no te gusto nada. Ni un poquito. Y pensé q sí.
Qué importa.
jaja, de verdad no importa.

Catársis hecha, volemos a otro lado. Más tibio, más amigable, menos ajeno.
La realidad me molesta, definitivamente. Me importan tan pocas cosas, las indispensables nomás. El resto viene adosado, desafortunadamente.
Hay que pagar cuentas y estudiar y todo eso. De vez en cuando pasar la aspiradora y juntar toda la ropa tirada en el suelo para meterla en esa cosa que da vueltas y la limpia (magia!). Si fuese por mi, mi vida sería un eterno jugar con ideas y fantasías, con Berni por que no, una tarde saavedriana que nunca se quema. Eso es la felicidad.
Eso o mi imagen-idea del amor perfecto. Un instante. El otro y yo, una cama. Silencio. Ya casi anochece, todo en penumbras. Caricias sin nigun otro objeto que eso: acariciar. El tiempo estirándose hasta perderse. Presente puro, olvidado de todo. Eso es la perfección. Los ojos del otro entrando por los mios, quemándose dentro mio, mientras afuera empieza a haber movimiento. Ruidos de verano. Gente que va a hacer las compras o algo.

Pero como mi amiga se fue y no tengo al Otro, me quedo conmigo misma. No hay problema. Disfruto de mi misma. Mi vida va a ser un eterno dilema, una eterna lucha-equilibrio entre mi vida como parte de una comunidad, parte de un grupo de gente moviéndose efervescente, haciendo cosas en el mundo, y vida auténtica, vida autótrofa y solitaria. Alejada. Vida sencilla. Verdadera vida, llena de lo único que importa.
Lucha entre la búsqueda de integrar algo, de aceptación y de vida genuina, donde no importa el juicio de los Otros. Y en el medio, mis metas.

No hay nada más difícil que ser honesto y real cuando se está rodeado de gente. Cuanto más observadora la persona, cuanto más consciente del juicio que se aplica dentrás de los ojos que ven, más se cuida, más paranoica, más cercada por los prejuicios y las convenciones. Menos libertad de movimiento, de ser. Pero ya no estoy hablando de nada. Nada que alguien no sepa.
Mi camita de cuatro acolchados mulliditos me espera.

2 comentarios:

anonima marce dijo...

el cuento es tu realidad, cuantas personas qieren esa bobada y no c atreven a la intrepida flor. por primera vez dsd qe c fue confundo gente con ber. y a vos, pebeta, jaja flor y sus uñas con mugre... qe tengan algo mas para decir... qe qede ese vacio para decifrar.. la lime estoy haciendo cuadros y grabados y venit deja todo... voy a fundar una secta de huecos top qe me den su guita asi no tengo qe laburar, voy a crear un nuevo culto t prendes? (y la ponemos a ber qe exclavise mentes en europa) dale flor dale si dale
demasiada bobada junta
hasta luego

flor dijo...

MARCcccccccceeeeeeeee
Marrrceeee help meee...gashiash por eso. Dale, yo invento técnicas para convencer a las personas de donarnos su dinero, vos las aplicas con una insalubre dosis de agresíón (actuada por supuesto, o podemos usar la mia, que crece y es MUY real) y listo. Nos vamos a viajar por todo el mundo, pintando, haceino música. Porfa, vayamos rpimero al Amazonas. O a Australia.